¿Qué hacer cuando tu jefe te cae mal?

Comparte este post

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en email
Compartir en whatsapp

 

 

Es un hecho que en el ejercicio de las relaciones humanas, siempre existirán buenos momentos entre jefe y colaboradores, pero en otras ocasiones no, por conflictos, expectativas no cubiertas y desacuerdos en el estilo de liderazgo. Pero además, también hay algunas variables subjetivas como incompatibilidad en gustos, costumbres, tradiciones o ideales que chocan con los nuestros.

 

¿Y qué con esto? Pues son caldo de cultivo para crear un ambiente poco productivo que si no se toman medidas, el despertarse todos los días se convierte en una cruel y amarga experiencia, al no querer ver la cara de quien es nuestro jefe, y entonces la oficina se vuelve una sucursal del infierno.

 

Es un desperdicio tener una relación estresante o de miedo con nuestro jefe, quien debiera ser para nosotros un líder o mentor. Seguro tienes alguna experiencia donde algún jefe tuyo haya significado mucho más, personas que hayan marcado nuestra vida profesional, aquellos que nos hicieron desarrollarnos, y hasta haberse convertido en nuestro modelo a seguir, en esa persona que algún día pensaste parecerte.

 

Si existiera una mala relación ¿qué podemos hacer entonces? Como no podemos comprar una guía para enviarlo en una caja hasta Madagascar, habrá que pensar en primer lugar si nuestro trabajo nos satisface, nos hace plenos y felices. Si la respuesta es afirmativa entonces debemos realizar un ejercicio de reflexión e ir a la verdadera causa de lo que me molesta tanto en mi jefe.

 

 

Existen jefes que no saben delegar, pero también tienen la obligación de estar ahí. Tal vez quieren saber si en algo pueden ayudar, o incluso puede ser su estilo de liderazgo. La clave es una adecuada comunicación y hacerle saber que le pides su confianza ya que te sentirías más cómodo que su supervisión sea más programada y si llegaras a necesitar algo, se lo dirás inmediatamente.

 

 

También puede pasar que tu trabajo no sea reconocido por tu jefe. Tú debes asumir que los resultados hablan por la gente, y cumplir en tiempo y forma es una obligación. ¿Quién no quiere obtener una felicitación por el trabajo bien hecho? Pero lo más importante es que hagas las cosas pensando no sólo en que te reconozcan, sino en que la calidad de tu trabajo sea tu huella y tu esencia, de esta forma en todo lugar se te reconocerá, tarde o temprano.

 

 

En ocasiones tu jefe puede parecer un loco, pero esto no necesariamente lo hace un candidato perfecto al psicólogo o para tratarlo de bipolar. Evita juzgar a la gente dado que no conoces su situación personal o profesional. A medida que exista más comunicación y confianza entre ambos, podrán marcar las reglas del juego, pero sobre todo establecer que debe haber respeto, mientras la relación se finque en este valor supremo, seguramente los conflictos y problemas se podrán resolver.

 

 

En este mundo moderno de alta competencia, globalización y resultados, seguramente tu jefe también está siendo presionado y lleva en sus hombros la responsabilidad de hacer que las cosas sucedan. Mi recomendación es que establezcan juntos un plan donde fijen objetivos, resultados e indicadores para que puedas auto-dirigirte y que tu jefe sólo supervise tu avance.

 

Estos son algunos tips sobre cómo relacionarnos mejor, sólo ten cuidado que no sea un duelo de egos lo que te impida relacionarte mejor con tu jefe. Elimina aspectos de índole personal como: “Es un presumido, tiene a sus consentidos, siempre llega tarde, le huele la boca, es un coqueto…” Las razones que tengas para chocar tienen que aterrizarse a nivel profesional y canaliza tus inconformidades.

 

Si aun así son demasiado fuertes para tu desempeño y felicidad en el trabajo, es momento de que consideres buscar otro empleo, donde puedas potenciar, realizarte profesionalmente y explotar tu talento al máximo, pero recuerda que ésta es la última opción, siempre hay formas de resolver conflictos, guarda el hacha y mejor fumen la pipa de la paz.

 

 

1 comentario en “¿Qué hacer cuando tu jefe te cae mal?”

  1. Hola.

    Perfecto, todo es muy dialogante, muy “civilizado”, muy profesional…. pero mi pregunta es sencilla: si tu jefe es simple y llanamente un sinvergüenza ?? por no decir otra cosa ?? si es un canalla cobarde, ladrón, mentiroso y estafador… qué haces ???

    Saludos

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ebook gratuito

El secreto para disfrutar la vida. ¡Vence tus miedos!

Descubre las claves para vivir una vida con entusiasmo y vencer los temores que te paralizan.

Explorar más

Happiness Developer | Autor Bestseller | Conferencista Internacional | Especialista en felicidad aplicada a la productividad