Vi una película que me recordó que vale la pena vivir porque la vida se acaba. También recordé el amor que hay entre un ser humano y un perro. La película se llama “Mi Amigo Enzo”.