Recibí un premio que no solo me hizo feliz, sino que además viví la verdadera felicidad al compartirlo con mis hijas, familia y amigos. Además de tener la oportunidad de agradecer a Dios y a ellos por su apoyo.