Diariamente recibo muchísimos mensajes de personas quejándose de que no tienen empleo. Lo curioso es que al mismo tiempo recibo muchas quejas de especialistas y departamentos de recursos humanos afirmando que no encuentran gente para llenar vacantes de empleo.

Y esto es algo que tú mismo puedes comprobar con cualquier reclutador de recursos humanos: el problema más persistente es la alta rotación de personal, gente que no dura a veces ni 1 día en la empresa. O inclusive, gente que llama desesperada pidiendo trabajo pero que no llega ni a la entrevista.

¿Qué demonios está ocurriendo? Porque por un lado tenemos gente que no halla empleo y por otro tenemos gente que no halla empleados.

Y desde que publiqué mi video de los NINIS (que ha llegado a más de 27 millones de personas) (puedes verlo acá), me han llegado toneladas de mentadas de madre y quejas de gente afirmando que en efecto, no hay trabajo.

Pero si te pudiera resumir el problema en una sola frase, te diría que se debe a: falta de competitividad.

¿Por qué no encuentras trabajo?

Pero en el espíritu de ayudar a las personas que tengan un verdadero entusiasmo en encontrar empleo, y que realmente deseen ser más competitivas, he hecho una serie de 3 videos que comparto contigo que espero te ayuden en tu búsqueda de trabajo.

Te comparto 3 razones por las que pueda ser que no estés hallando empleo y qué puedes hacer al respecto.

¡Dale play a los videos y comparte!

Razón #1: No encuentras trabajo porque no tienes experiencia.

Una de las razones principales y de las más comunes es que no encuentres empleo porque no tienes experiencia suficiente.

La experiencia laboral es exclusiva y únicamente TU responsabilidad. Y aquí hablo más hacia la población joven que todavía está estudiando. Es importante que mientras estudies también trabajes. Aunque no tengas la necesidad, aunque creas que no sepas hacer nada, ¡trabaja!

Créeme, acumular años de experiencia laboral antes de que finalices la universidad te abrirá muchas puertas, inclusive puertas mentales ya que ampliarás tu panorama de lo que es la productividad y profesionalismo antes de tener un título universitario.

Razón #1: No tienes experiencia suficiente.

Razón #2 No tienes contactos.

Una amiga tiene un dicho que me encanta: “Tú no haces negocios con quién no conoces”. Y es cierto.

Tener una red de contactos de la industria en la que pretendes moverte o de tu área profesional es algo que te puede abrir muchas puertas. Y aunque no necesariamente me refiero a tener lo que en México denominamos como “palancas”, si es importante rodearse de gente que te ayude y con la que puedas hacer negocios.

Aprovecha, desde tu juventud, la oportunidad de hacerte de contactos, incluso desde tus prácticas profesionales.

Razón #2: No tienes contactos.

Razón #3 Te equivocaste de profesión.

Algo muy grave está ocurriendo en las universidades el día de hoy, y es que estamos dejando que egresen una cantidad excesiva de estudiantes en carreras que ya están saturadas.

El problema de esto es que tu título universitario se devalúa, porque así como tú, hay otros miles y cientos de miles de egresados de tu carrera profesional.

¿Cómo podemos resolver esto? Reorientando nuestros esfuerzos educativos y especializándonos.

Razón #3: Te equivocaste de profesión.

¿Qué otras razones se te ocurren? Déjame tus comentarios en esta publicación.